,

Están en ti todas mis fuentes

13,00

& Free Shipping

La peregrinación a Tierra Santa es, para muchas personas, el viaje de su vida. En este libro se reconstruye la que llevó a cabo, durante los años 1963 y 1964, la sierva de Dios Carmen Hernández Barrera —coiniciadora junto a Kiko Argüello del Camino Neocatecumenal—, a través de sus propias palabras, notas, relatos, anécdotas y fotos.
La Iglesia nació en Jerusalén: «Seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra» (Hch 1,8); por tanto, la renovación de la propia Iglesia no puede venir sino de un retorno a las fuentes, incluyendo las de Jerusalén y Tierra Santa, porque, como reza el salmo, «en ella están todas nuestras fuentes» (Sal 87,7). Tagore, en un poema que fue muy leído y admirado por Carmen, dice: «Están rotas mis ataduras, pagadas mis deudas, mis puertas de par en par: me voy a todas partes».
Pues así, comenzando desde Jerusalén y Tierra Santa, Carmen se convirtió en testigo de la fe «hasta los mismos confines de la tierra». El lector encontrará en estas páginas el relato de su emocionante experiencia de peregrinación, del Líbano a Siria, cruzando desiertos exteriores e interiores, hasta llegar a Tierra Santa, al lago de Galilea, a la consolación de Jerusalén: «En Jerusalén seréis consolados» (Is 66,13). Un viaje, un itinerario que solo pretende convertirse en una ayuda para todo peregrino en su camino de fe hacia la meta, que no es otra que la Jerusalén celestial.

SKU: 9788422022879 Categorías: ,

La peregrinación a Tierra Santa es, para muchas personas, el viaje de su vida. En este libro se reconstruye la que llevó a cabo, durante los años 1963 y 1964, la sierva de Dios Carmen Hernández Barrera —coiniciadora junto a Kiko Argüello del Camino Neocatecumenal—, a través de sus propias palabras, notas, relatos, anécdotas y fotos.
La Iglesia nació en Jerusalén: «Seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra» (Hch 1,8); por tanto, la renovación de la propia Iglesia no puede venir sino de un retorno a las fuentes, incluyendo las de Jerusalén y Tierra Santa, porque, como reza el salmo, «en ella están todas nuestras fuentes» (Sal 87,7). Tagore, en un poema que fue muy leído y admirado por Carmen, dice: «Están rotas mis ataduras, pagadas mis deudas, mis puertas de par en par: me voy a todas partes».
Pues así, comenzando desde Jerusalén y Tierra Santa, Carmen se convirtió en testigo de la fe «hasta los mismos confines de la tierra». El lector encontrará en estas páginas el relato de su emocionante experiencia de peregrinación, del Líbano a Siria, cruzando desiertos exteriores e interiores, hasta llegar a Tierra Santa, al lago de Galilea, a la consolación de Jerusalén: «En Jerusalén seréis consolados» (Is 66,13). Un viaje, un itinerario que solo pretende convertirse en una ayuda para todo peregrino en su camino de fe hacia la meta, que no es otra que la Jerusalén celestial.

9788422022879 | 978-84-22022-87-9

ISBN: 9788422022879

Fecha de Publicación: 22/05/2023

Encuadernación:

Idioma: Castellano

Edad de interés:

Número de páginas: 201

Peso: 340grg

Dimensiones: 225mm x 145mmmm

Materias: Espiritualidad y experiencia religiosa

Carrito de compra
PlaceholderEstán en ti todas mis fuentes
13,00